El Centro de Convenciones Córdoba se presentó a pura fiesta

CÓRDOBA

Tras los cortes de cinta y el discurso del gobernador Juan Schiaretti, cordobeses de todas las edades y que se llegaron solos, en grupos o en familia, colmaron este jueves la impactante sala plenaria del nuevo Centro de Convenciones inaugurado por la Provincia en el Complejo Ferial.

Con capacidad para 4.900 personas, ese fue el sitio donde se montó el escenario para los sets musicales que ofrecieron Silvia Lallana, “Negro” Videla, Patricia Sosa y Alejandro Lerner, todos con el acompañamiento de la Banda Sinfónica de la Provincia, dirigida por el maestro Hadrian Avila Arzuza.

A esa hora de la tarde el sol no acababa de caer, y por los altos ventanales de la nave principal era posible apreciar el entorno arbolado de la zona norte de la ciudad Capital, que enmarca el flamante espacio. Seguramente en adelante será un nuevo motivo de orgullo para la provincia, disponible para recibir a sus visitantes y en especial al creciente mercado del turismo de convenciones, que tiene a Córdoba a la vanguardia en el plano nacional.

La cordobesa Lallana fue la primera de los cuatro solistas invitados en subir a cantar, luego de que la Sinfónica interpretara “La vida es un carnaval”. Silvia versionó “Remolinos”, “Mi buen amor” y el himno urbano local “Córdoba va”.

A su presentación siguió la de Ángel el “Negro” Videla, quien puso la infaltable nota de cuarteto con “Veinticinco rosas”, “Violeta” y “Borrón y cuenta nueva”, clásicos que fueron coreados por todos como para ratificar que se trata de la música cordobesa por excelencia, vigente a través de las generaciones. Ya en el cierre, antes de dejar las tablas, el querido y carismático “Negro” se dio tiempo para rendir su homenaje a Carlos “Pueblo” Rolán, padre indiscutido del género y cuyo fallecimiento enlutó a la provincia esta semana.

En tercer lugar, siempre con el acompañamiento y los lujosos arreglos de la Banda Sinfónica, Patricia Sosa tomó el micrófono y salió a lucir la inconfundible potencia de su voz. La calidad técnica de la intérprete porteña brilló en “Aprender a volar”, “Si bastasen un par de canciones” y “Alfonsina y el mar”. Sobre esta última pieza, Sosa mencionó el orgullo de haberla cantado por todo el país junto a su compositor musical, Ariel Ramírez.

La reconocida vocalista porteña comentó también la exigencia que supone cantar acompañada de una orquesta. “Una está acostumbrada a hacerlo con su propia banda, que está al servicio del cantante. Con una sinfónica, en cambio, el cantante debe saber dar lugar al despliegue de sus músicos”. Como sea, Patricia reconoció que se trata de “un placer enorme”, y hasta comprometió al director, el maestro Avila Arzuza, para pensar en la posibilidad de hacer un show conjunto más extenso junto al principal cuerpo estable de Córdoba.

El último de los sets solistas de la noche fue el de Alejandro Lerner. El cantautor argentino se sentó al piano para tocar, en compañía de la Sinfónica, hits de su creación como “Volver a empezar” o “Después de ti”. Al cabo de su presentación, las tres figuras que lo precedieron volvieron a escena para cantar todos juntos, una vez más seguidos por la orquesta, el bis de “Borrón y cuenta nueva”.

De esta forma, de la mano de cuarteto y con los artistas y su público bailando en la gran sala mayor, concluyó la noche inaugural del nuevo Centro de Convenciones Córdoba.

 


Ver todas las noticias